Natuesquizofrénico

11 abril 11

Cesa la tormenta,
cesa la tormenta.
Yo me pongo a fuego
y quemo tos los bosques
de mi sucio cuerpo.

Cesa la tormenta
y un relámpago cae
entre sus tetas.

Cuando me busques
me encontrarás
en la lluvia que cae
en el campo,
y oirás y cantarás.

Te escucharé.

Somos la lluvia
y el relámpago,
damos luz,
quitamos sed.

Damos calor
cuando entramos
en contacto.

Anda, vamos,
desnúdate en medio
de este otoño,
y habrás deseado
que te comamos el coño.

Somos la tierra:
ahora estás sentada
encima de ella.

Levanta tu cuerpo,
mira hacia arriba,
estamos deslizándonos
por tu cuento.

Ahora tambien es mío:
yo escribo las palabras
que siguen
cada milímetro de tu piel.

Reunión.

Somos el sol,
nos agrupamos
y recogemos,
y nuestra energía
te enviamos.

Ahora soy
cada poro de tu piel,
y nos abrimos
para dejar salir
nuestros desechos.

Somos la mierda
que nadie quiso,
que todos corrieron
para sacarla del guiso.

Empiezo a notar pronto
todos los hilos que tejen
tu cuerpo.

Soy tu ser,
nos hemos acostumbrado
a coger.

La fusión es realidad,
somos humanos al final,
y es que…
Nunca dejamos de serlo.

Hemos hecho un cimiento:
efecto- sentimiento.

 

Por cortesía, una vez más, del Poeta de Influjos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: