… escribo a escondidas.

24 febrero 11

Donde duele inspira. Hay dolor encerrado en cuatro paredes, mi mente. Gritan a un lado, lloro por dentro. Saco lágrimas fuera, pero lo peor es lo que se queda. Cuando todo se tuerce pero sabes que no es nada, que te lo tienes que comer con patatas y callarte, porque a nadie le importa, sólo a ti. ¿Estás dejando de ser persona? No, simplemente estoy sintiendo. Lejos de todo, lejos de todos. Se cuelgan redes, se ensucian suelos y se dan portazos. Escuchas el repiqueteo de la lluvia en los tejados, y prefieres mojarte por dentro. Duele el frío, y las manos escarchadas. Sangra todo, tímpanos estallan en silencio y se quiebran los huesos. Somos de los que odian amar pero quieren ser amados. Qué asco.

Simplemente estás mejor así. Lo sabes, aunque duela. Porque has vivido anestesiada. Ahora todo vuelve y no hay sitio donde esconderse. Tendrás que soportar el temporal, taparte bien con una manta y alimentarte de los restos que vomita la pantalla. Se cerrarán los ojos, dormirás tres horas, y volverás a empezar. Sabes que lo harás.

Anuncios

Una respuesta to “… escribo a escondidas.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: