Añejo…

23 febrero 09

Remanso de paz en el abandono. Pozos de los que ya hace tiempo dejó de manar agua para escurrirse el silencio por sus paredes y resbalar en el olvido de la quietud. Muros ajados y ocultos por la hiedra madurada en el tiempo, resistiendo a los miles de segundos que dura su agonía. Casas que duermen en el infinito con ventanas abiertas al invierno y la inútil sensación de que tiempo no ha pasado en las baldosas.

Pero, aún así, las flores siguen despertando de su caduca letanía en la brisa de la primavera. Árboles de savia sabia que se yerguen hacia el cielo hundidos en la nada para demostrar que no dependen de la estúpida soberbia humana. Lo inerte del abandono entrelazado en el resumen de las estaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: