Abre los ojos…

24 noviembre 08

Una, dos, tres… cuatro… cinco, seis… siete. Siete estrellas resplandecían en la bóveda celeste. Bueno, esto no era del todo cierto. Miles y miles de galaxias se esforzaban por brillar más que la de al lado, pero sólo esas siete estrellas podían reflejarse en sus ojos. Unos ojos que seguían abiertos, a pesar de todo. A pesar de los golpes recibidos. A pesar de las puñaladas por la espalda. Una y otra vez intentaron que cerrase los ojos, pero no les fue posible, había demasiada rabia dentro, demasiadas cosas que vivir como para, simplemente, dejar caer los párpados. Era muy fácil hacer eso, pero se prometió a sí misma que nunca más volvería a cerrar los ojos, por mucho que doliese. Sólo así consiguió estar en ese mismo momento reflejando las siete estrellas. Sonrió, aunque nadie se dio cuenta. Era mejor así. Sabía que cuánto menos supiesen ellos cómo se sentía más fuerte sería. Estaba decidida a seguir adelante, por mucho que la subestimasen. Estaba por encima de todas esas trivialidades. No necesitaba que la gente aprobase su actitud, es más, sentía que ir a contracorriente era parte de ella, y le gustaba esa sensación. Tal vez incomprendida por la mayoría, pero ya había asumido que la mayoría no siempre tiene razón. De todas formas, allí estaba ella. Era el momento y el lugar. Ya habría otros amaneceres, su única obligación era vivir el momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: